lunes, 1 de diciembre de 2014

Diciembre



Ya no hace falta que te digan «abrígate mañana, que va a hacer frío», porque va implícito con este mes del año. Y aunque te cueste salir de la cama más que nunca, hazlo.

Aprovecha para utilizar esa bufanda o gorro que tanto te gusta y tienes olvidado el resto del año en un cajón. Comprueba el frío que hace igual que cuando éramos pequeños: por el vaho. Si no hay vaho, es que tanto frío no debe hacer. Poco importa lo que marquen los termómetros.

Disfruta de las iluminaciones navideñas. Estas fiestas no dejan de ser la excusa perfecta para quedar o celebrar una comida de amigos, de antiguos compañeros, de gente nueva.

Ve preparando todos esos propósitos que le vas a plantear al mes de enero, pero hazlo con cabeza. También existen los medios y largos plazos, tenlo en cuenta.

Recordar a los que se fueron no debe entristecerte, pues lo triste sería que no los recordases. Y aunque a veces resulte doloroso, aún nos queda mucha gente que nos quiere y a la que queremos. Aprovechémoslo. 

Haz balances. Cambia lo malo, valora lo bueno y quédate con ello. Será lo que te empuje a saborear un nuevo año con muchas más ganas. 

5 comentarios:

  1. Y lo que hace mal, hay que dejarlo atrás como propósito si es preciso. Ya estamos a 2 de Diciembre, ¡a cargar pilas!

    ResponderEliminar
  2. A mi personalmente el frio me emcanta aso que cuando llega diciembre con su frio lo agradezco ^^
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. El frío no puede congelarnos las ganas. Me encanta lo positivo que es el texto. Hay que luchar contra la nieve triste :D
    Diciembre siempre será mi mes favorito del año.
    Un besito

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar
  4. Es lo que más me gusta de finalizar el año; revisar los propósitos que me hice el anterior, y ver como poco a poco se han ido cumpliendo la mayoría ^^ Hacer otros nuevos y empezar con ilusión, a pesar del frío, que no me gusta nada, jajaja.

    Besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu huella.