lunes, 12 de diciembre de 2011

Sophie


El frío sortea su ropa y avanza hasta colarse en sus huesos. Se le eriza la piel, su respiración se entrecorta e incluso sus dientes castañean. Él le observa de lejos, divertido, mientras ella se hace un ovillo en el sofá. Fuera, las primeras gotas de lluvia cuentan los segundos que el joven tarda en acercarse a ella con la manta más grande que encuentra en la casa. Sin mediar palabra, cubre por completo a ambos, quedando a oscuras sin más luz que la que logra traspasar la gruesa tela. Ella se recuesta en su hombro, con los ojos cerrados. Él, a su lado, se acerca lentamente a su oído para susurrarle aquello que llevaba tanto tiempo deseando escuchar. 
_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ Continuará _ _ _ _ _ _ _ _ _ _


Muchas gracias a Whenthesungoesdown por ayudarme con esta entrada :)

5 comentarios:

  1. ains que bonitoooooooo :)
    y la foto es preciosa...me encanta!! que continueeeeeeeee

    ResponderEliminar
  2. No hay nada como dormir abrazaditos compartiendo calor ;)

    Un besito

    ResponderEliminar
  3. No hay nada que tengas que agradecer, lo bonito del relato lo has puesto entero. Sólo fue un empujoncito (= un beso.

    ResponderEliminar
  4. No hay duda de que todos queremos escucharlo pronto.
    (:

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu huella.